Se trasladó a la totalidad de las comunidades Embera que estaban en la UPI de La Florida hacia Risaralda y Chocó

Bogotá D.C, 2 de marzo de 2022. Durante toda la noche de este martes y la madrugada del miércoles, la Secretaría de Gobierno, la Alta Consejería de Paz, Víctimas y Reconciliación de Bogotá, y la Unidad para las Víctimas coordinaron el tercer traslado de más de 350 personas Embera que estaban asentados en la UPI…

Bogotá D.C, 2 de marzo de 2022. Durante toda la noche de este martes y la
madrugada del miércoles, la Secretaría de Gobierno, la Alta Consejería de Paz,
Víctimas y Reconciliación de Bogotá, y la Unidad para las Víctimas coordinaron el
tercer traslado de más de 350 personas Embera que estaban asentados en la UPI
la Florida hacia sus territorios de origen.
Un total de 361 indígenas viajaron a la vereda Dokabú, de Pueblo Rico en
Risaralda, y a Bagadó y Carmen de Atrato en Chocó, donde las autoridades
ancestrales harán el respectivo acompañamiento.
“El día de hoy podemos anunciar que se logró el retorno del 100% de las familias
indígenas del Chocó y Risaralda que estaban alojadas en la Unidad de Protección
de la Florida. No descansaremos un segundo para contribuir a la paz territorial de
nuestra ciudad y de nuestro país. Es con diálogo y concertación que hemos
logrado el regreso de estas comunidades a sus lugares de origen”, indicó Felipe
Jiménez, secretario de Gobierno.
Este retorno se dio gracias al trabajo conjunto entre la Administración Distrital y la
Unidad para las Víctimas y el Ministerio del Interior. Estas dos últimas entidades
de orden nacional son las encargadas de garantizar las condiciones mínimas en
ambos departamentos para el traslado de las comunidades.
“El retorno es la manera mediante la cual podemos avanzar en la reparación de
los pueblos. En su territorio es donde la comunidad puede desarrollarse de
manera integral en clave de garantías de no repetición. Esperamos que el
Gobierno Nacional, que asumió su compromiso con líderes y lideresas de la
población Embera, cumpla con garantizar las condiciones dignas en el territorio”,
señaló Vladimir Rodríguez, Alto Consejero de Paz, Víctimas y Reconciliación.
Para el regreso seguro de estas comunidades, el Distrito se encargó de proveer
12 buses de transporte, cinco camiones con 40 toneladas de enseres que fueron
enviados al territorio entre lunes en la tarde y martes en la mañana, y brindó la
alimentación para toda la comunidad. Previo al viaje, la Secretaria de Salud realizó
valoración médica para confirmar que cada grupo familiar estuviera en buenas
condiciones para su retorno.
Este es el tercer retorno que se lleva a cabo desde la UPI La Florida en los últimos
meses. El 1 diciembre de 2021, 460 indígenas regresaron a sus territorios
ancestrales y 19 días después lo hicieron alrededor de 800 personas. Es decir que
a la fecha son más de 1.600 indígenas los que han vuelto a sus resguardos.
El Distrito reitera su llamado a la comunidad que se encuentra asentada en el
Parque Nacional para que acepte su traslado a la UPI de La Florida, donde
contarán con mejores condiciones de vida para ellos y sus hijos en su estancia en
la ciudad.
Se espera que este retorno, el tercero en tres meses, sirva para fortalecer el
modelo de gobierno propio y la supervivencia de los pueblos Embera, y se hace
un llamado al Gobierno Nacional a revisar las condiciones de vida de las
comunidades indígenas en todo el territorio, pues si no hay seguridad para
desarrollar sus proyectos comunitarios esta situación se puede volver a presentar.